Liderazgo Laissez-Faire: Definición| Características| Ventajas Y Desventajas.

El liderazgo laissez-faire no es ideal en situaciones donde los miembros del grupo carecen del conocimiento o la experiencia que necesitan para completar tareas y tomar decisiones. Este estilo de liderazgo se ha relacionado con resultados negativos, incluido el bajo rendimiento laboral, la baja efectividad de los líderes y una menor satisfacción grupal. Algunas personas no son buenas para establecer sus propios plazos, administrar sus propios proyectos y resolver problemas por sí mismos.

En tales situaciones, los proyectos pueden desviarse y los plazos pueden pasarse por alto cuando los miembros del equipo no reciben suficiente orientación o retroalimentación de los líderes. Algunos posibles aspectos negativos del estilo laissez-faire:

Falta de conciencia de rol. En algunas situaciones, el estilo. El diccionario Merriam-Webster define el liderazgo laissez-faire como: “Una filosofía o práctica que se caracterizan por una abstención generalmente deliberada de dirección o interferencia, especialmente con libertad de elección individual y la acción.”Este tipo de liderazgo auto-gobierno permite a individuos, grupos o equipos para tomar decisiones. Los críticos de este estilo de liderazgo de manos libres sostienen que es arriesgado delegar universalmente la responsabilidad de la toma de decisiones a los miembros del personal. Los grupos y equipos no tienen el poder para tomar decisiones estratégicas de largo alcance, pero los líderes del laissez-faire les permiten a las personas o equipos decidir cómo completarán su trabajo.

¿Que es liderazgo laissez-faire?

El liderazgo de laissez-faire, también conocido como liderazgo delegativo, es un tipo de estilo de liderazgo en el que los líderes no tienen ningún tipo de intervención y permiten que los miembros del grupo tomen las decisiones. Los investigadores han descubierto que, en general, este es el estilo de liderazgo que conduce a la productividad más baja entre los miembros del grupo. Sin embargo, es importante darse cuenta de que este estilo de liderazgo puede tener beneficios y posibles dificultades.

Historia del liderazgo laissez-faire

historia del liderazgo laissez-faire

A menudo se le atribuye a Kurt Lewin el desarrollo del concepto de liderazgo de laissez-faire. Lewin fue un colaborador temprano en el estudio de la psicología social. Fue uno de los primeros expertos en investigar dinámicas grupales y psicología organizacional. Los expertos en recursos humanos aún confían en la investigación de Lewin para evaluar y administrar la productividad en el lugar de trabajo. Aunque Lewin reconoció el liderazgo del laissez-faire como uno de los tres estilos principales de gestión, no se suscribió como su método de liderazgo preferido.

Lewin simplemente identificó el liderazgo del laissez-faire como opuesto al liderazgo autocrático. Junto con los investigadores Ronald Lippitt y Ralph K. White, Lewin identificó el estilo de liderazgo de laissez-faire en el estudio de 1930 “Liderazgo y vida grupal”. Reconocieron que el liderazgo del laissez-faire requiere la menor cantidad de supervisión gerencial.

El laissez-faire es la antítesis del liderazgo centralizado, según el cual un CEO (o general militar) toma la mayoría de las decisiones y depende de los subordinados para llevar a cabo las instrucciones. Lewin y sus socios de investigación dedujeron que ni el laissez-faire ni los estilos de liderazgo autocrático eran ideales. En cambio, concluyeron que el liderazgo democrático era el estilo óptimo.

¿Qué tipos de empresas atraen a los líderes del laissez-faire?

Las organizaciones o los departamentos administrados por los líderes del laissez-faire frecuentemente se encuentran en la fase de incubación del desarrollo del producto o están involucrados en negocios altamente creativos. Este estilo de liderazgo es particularmente relevante para las empresas de nueva creación, donde la innovación es crucial para el éxito inicial de una empresa.

Ejemplos de negocios donde el liderazgo laissez-faire funciona bien:

  • Agencias de publicidad
  • Empresas de diseño de productos
  • Empresas de redes sociales de inicio
  • Departamentos de investigación y desarrollo
  • Compañías de inversión de capital de riesgo
  • Firmas de ingeniería especializadas y especializadas de alta gama
  • Estas empresas tienden a prosperar bajo líderes con características de laissez-faire. Contratan expertos y les permiten autonomía para tomar decisiones. El objetivo final es perfeccionar productos, sistemas y servicios mediante prueba y error.

Pero no todas las agencias de publicidad, redes sociales y empresas de diseño funcionan mejor bajo los líderes de laissez-faire. Durante la fase creativa, un estilo de gestión de laissez-faire puede funcionar bien. Sin embargo, una vez que se lanza una campaña creativa o un programa de servicio al cliente, los procesos de aseguramiento de la calidad y los plazos requieren atención a los detalles que pueden ser más adecuados para el liderazgo autocrático.

Características del liderazgo Laissez-Faire

El liderazgo laissez-faire se caracteriza por:

  • Muy poca guía de los líderes
  • Libertad completa para que los seguidores tomen decisiones
  • Los líderes proporcionan las herramientas y los recursos necesarios
  • El poder se transfiere a los seguidores, pero los líderes aún asumen la responsabilidad de las decisiones y acciones de los grupos

Ha habido una serie de líderes políticos y empresariales bien conocidos a lo largo de la historia que han exhibido características de un estilo de liderazgo laissez-faire. Steve Jobs era conocido por dar instrucciones sobre lo que le gustaría ver a su equipo, pero luego dejándolos a sus propios dispositivos para descubrir cómo cumplir sus deseos. El ex presidente de los Estados Unidos, Herbert Hoover, fue famoso por adoptar un enfoque de laissez-faire al gobierno, a menudo al permitir que los asesores con más experiencia asumieran tareas en las que carecía de conocimientos y experiencia.

Ventajas o beneficios del liderazgo del Laissez-Faire

ventajas o beneficios del liderazgo del laissez-faire

Al igual que otros estilos de liderazgo, el enfoque delegativo tiene una serie de beneficios y deficiencias. A veces, este estilo puede ser efectivo, particularmente si se usa apropiadamente en la configuración correcta y con grupos que responden bien. Algunos ejemplos de cuándo este estilo de liderazgo funciona bien:

Cuando los miembros del equipo tienen las habilidades para tener éxito.

 El liderazgo laissez-faire puede ser efectivo en situaciones donde los miembros del grupo son altamente calificados, motivados y capaces de trabajar por su cuenta. Como estos miembros del grupo son expertos y tienen el conocimiento y las habilidades para trabajar de forma independiente, son capaces de realizar tareas con muy poca orientación.

Cuando los miembros del grupo son expertos.

 El estilo delegativo puede ser particularmente efectivo en situaciones donde los miembros del grupo realmente tienen más conocimiento que el líder del grupo. Debido a que los miembros del equipo son expertos en un área en particular, el estilo de laissez-faire les permite demostrar sus profundos conocimientos y habilidades en torno a ese tema en particular.

Cuando se valora la independencia.

 Esta autonomía puede liberar a algunos miembros del grupo y ayudarlos a sentirse más satisfechos con su trabajo. El estilo laissez-faire se puede usar en situaciones donde los seguidores tienen un alto nivel de pasión y motivación intrínseca para su trabajo.

Si bien el término convencional para este estilo es “laissez-faire” e implica un enfoque completamente no intervencionista, muchos líderes aún permanecen abiertos y disponibles para los miembros del grupo para consultas y comentarios. Pueden proporcionar orientación al comienzo de un proyecto, pero luego permiten que los miembros del grupo hagan su trabajo con poca supervisión. Este enfoque del liderazgo requiere una gran confianza. Los líderes deben sentirse seguros de que los miembros de su grupo poseen las habilidades, el conocimiento y el seguimiento necesarios para completar un proyecto sin ser microadministrados.

Desventajas del liderazgo Laissez-Faire

desventajas del liderazgo laissez-faire

de laissez-faire conduce a roles mal definidos dentro del grupo. Como los miembros del equipo reciben poca o ninguna orientación, es posible que no estén realmente seguros sobre su rol dentro del grupo y sobre lo que se supone que deben hacer con su tiempo.

Mala participación con el grupo.

Los líderes de laissez-faire a menudo se ven como personas no involucradas y retraídas, lo que puede llevar a una falta de cohesión dentro del grupo. Dado que el líder parece no preocuparse por lo que está sucediendo, los seguidores a veces se dan cuenta de esto y expresan menos cuidado y preocupación por el proyecto.

Baja responsabilidad.

Algunos líderes incluso pueden aprovechar este estilo como una forma de evitar la responsabilidad personal por los fracasos del grupo. Cuando no se alcanzan los objetivos, el líder puede culpar a los miembros del equipo por no completar las tareas o cumplir con las expectativas.

Pasividad y evasión.

En el peor de los casos, el liderazgo laissez-faire representa la pasividad o incluso una evasión absoluta del verdadero liderazgo. En tales casos, estos líderes no hacen nada para tratar de motivar a los seguidores, no reconocen los esfuerzos de los miembros del equipo y no intentan involucrarse con el grupo.

Si los miembros del grupo no están familiarizados con la tarea o el proceso necesario para llevar a cabo la tarea, es mejor que los líderes adopten un enfoque más práctico. Eventualmente, a medida que los seguidores adquieren más experiencia, los líderes pueden volver a adoptar un enfoque más delegativo que da a los miembros del grupo más libertad para trabajar de forma independiente.

¿Quién trabaja mejor bajo los líderes laissez-faire.

Las personas que son emprendedoras, que se destacan en tareas individualizadas y que no requieren retroalimentación constante de otros miembros del equipo a menudo prefieren trabajar bajo gerentes de laissez-faire.

Los líderes exitosos de laissez-faire suelen trabajar con personas que:

  • Tienen fuertes habilidades, amplia educación o experiencia.
  • Se automotivan e impulsan para tener éxito por su cuenta.
  • Tienen registros probados de logros en proyectos específicos.
  • Se sienten cómodos trabajando sin supervisión.

¿Donde los líderes Laissez-Faire pueden prosperar?

Si tiende a tener un enfoque de laissez-faire hacia el liderazgo, hay áreas y situaciones en las que puede tender a hacerlo mejor. Trabajar en un campo creativo donde las personas tienden a estar altamente motivadas, capacitadas, creativas y dedicadas a su trabajo puede ser propicio para obtener buenos resultados con este estilo. Por ejemplo, un líder delegativo puede sobresalir en un campo de diseño de producto. Debido a que los miembros del equipo están bien capacitados y son altamente creativos, es probable que necesiten poco en cuanto a la administración.

En cambio, un líder eficaz puede proporcionar supervisión y orientación mínimas y aun así producir resultados de alta calidad. Los líderes de laissez-faire suelen sobresalir en la prueba de información y antecedentes al comienzo de un proyecto, lo que puede ser particularmente útil para los equipos autogestionados. Al dar a los miembros del equipo todo lo que necesitan al inicio de una tarea, tendrán el conocimiento que necesitan para completar la tarea según las instrucciones.

Incluso en tales campos, puede ser útil utilizar una variedad de enfoques de liderazgo en diferentes fases del proceso de trabajo. Por ejemplo, el liderazgo del laissez-faire puede ser más efectivo durante las primeras fases cuando se está generando ideas o creando un producto o idea. Una vez que el diseño está en su lugar y listo para la producción, lo mejor es cambiar a un estilo que implique más dirección y supervisión.

Un líder con este estilo puede tener dificultades en situaciones que requieren una gran supervisión, precisión y atención al detalle. En escenarios de trabajo de alta demanda y alta presión donde cada detalle debe ser perfecto y completado de manera oportuna, un estilo más autoritario o gerencial puede ser más apropiado. Utilizar un enfoque de laissez-faire en este tipo de situaciones puede llevar a que falten plazos y un rendimiento deficiente, especialmente si los miembros del grupo no están seguros de lo que necesitan hacer o no tienen las habilidades que necesitan para realizar tareas con poca o ninguna dirección.

Ejemplos de liderazgo de laissez-faire

La gente no suele asociar el liderazgo del laissez-faire con el gobierno. Sin embargo, hay muchos ejemplos históricos de esfuerzos a gran escala dirigidos por líderes políticos que requieren la delegación de autoridad y la toma de decisiones a los expertos. La mayoría de estos ejemplos implicaron proyectos de infraestructura masiva que no habrían tenido éxito sin algún tipo de liderazgo de laissez-faire.

Ejemplos de proyectos a gran escala liderados por un estilo de liderazgo de laissez-faire:

Ferrocarril Transcontinental.

No se responsabilizó a ningún individuo por construir el sistema ferroviario de América del Norte, pero sirve como ejemplo de liderazgo en acción de laissez-faire. La combinación de directivas presidenciales, cooperación con el Congreso y empresas privadas que se unieron durante la segunda mitad del siglo XIX para extender miles de millas de senderos de costa a costa y en todos los territorios de EE. UU. No tiene precedentes.

Canal de Panamá.

Dirigido por el presidente Theodore Roosevelt, el Canal de Panamá fue uno de los proyectos más ambiciosos de la historia cuando comenzó la construcción en 1904. Aunque estuvo plagado de accidentes y desafíos geográficos, la finalización del Canal de Panamá en 1914 fue una maravilla de la ingeniería. No podría haberse logrado sin la voluntad de Roosevelt de delegar autoridad a los expertos.

Presa Hoover.

La Presa Hoover involucró a tres presidentes de Estados Unidos y fue construida por cientos de líderes. Iniciado a principios de la década de 1920 por el Secretario de Comercio Herbert Hoover bajo la presidencia de Calvin Coolidge, el proyecto se terminó en la década siguiente bajo el presidente Franklin D. Roosevelt. Aunque rara vez se lo asocia con el liderazgo del laissez-faire, Roosevelt no podría haber completado los muchos proyectos de infraestructura construidos durante su presidencia si no hubiera delegado la autoridad a otros.

Sistema de carreteras interestatales.

reconociendo la importancia de las industrias del automóvil y el transporte por camión para el futuro de Estados Unidos, el presidente Dwight D. Eisenhower lideró el encargo de construir un sistema de carreteras de última generación. El proyecto masivo de obras públicas proporcionó empleos a decenas de miles de estadounidenses y no hubiera sido posible sin el enfoque de Eisenhower. Su decisión de delegar autoridad a ingenieros civiles, contratistas y trabajadores especializados es un excelente ejemplo del liderazgo del laissez-faire.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba