Cáncer Linfoma No Hodgkin: Tipos, Etapas, Causas, Sintomas Y Más.

El cáncer linfoma no Hodgkin es un tipo que se desarrolla en el sistema linfático, el cual es una red de vasos y glándulas que se extienden por todo el cuerpo, es parte del sistema inmunológico.

En el linfoma no Hodgkin, los linfocitos afectados comienzan a multiplicarse de manera anormal y comienzan a acumularse en ciertas partes del sistema linfático, como los ganglios linfáticos (glándulas). Los linfocitos afectados pierden sus propiedades de lucha contra la infección, haciéndote más vulnerable a la infección.

El síntoma más común es una inflamación indolora en un ganglio linfático, generalmente en el cuello, la axila o la ingle. Puede ocurrir a cualquier edad, pero es una de las causas más comunes de cáncer en niños y adultos jóvenes de 15 a 24 años, a menudo es tratable.

¿Que es el cáncer linfoma no Hodgkin?

cáncer linfoma no Hodgkin

Es un tipo de cáncer que se origina en las células de los sistemas linfático e inmunológico, como las células sanguíneas conocidas como linfocitos y los tejidos de los ganglios linfáticos. Es el sexto cáncer más común en los Estados Unidos y  otro tipo de cáncer linfático es la enfermedad de Hodgkin, que es un tipo de linfoma (cáncer de los ganglios linfáticos).

El sistema linfático es parte del sistema inmunológico del cuerpo y ayuda a combatir infecciones y otras enfermedades. Además, filtra las bacterias, virus y otras sustancias no deseadas.

Consiste en lo siguiente:

  • Vasos linfáticos: Estos vasos se ramifican en todo el cuerpo de manera similar a los vasos sanguíneos.
  • Linfa: Los vasos linfáticos transportan un líquido claro llamado linfa que contiene glóbulos blancos, incluido un tipo de glóbulo blanco llamado linfocitos (como las células B y las células T).
  • Ganglios linfáticos: Los vasos linfáticos se conectan a pequeñas masas de tejido linfático llamadas ganglios (estructuras pequeñas con forma de frijol). Las colecciones de ganglios linfáticos se encuentran en el cuello, las axilas, el tórax, el abdomen y la ingle, almacenan glóbulos blancos. Cuando esté enfermo y estos estén activos, se hincharán y serán fácilmente palpables (un médico puede sentirlos durante un examen).
  • Partes adicionales del sistema linfático: Las amígdalas, el timo y el bazo son componentes adicionales del sistema linfático. El tejido linfático también se encuentra en otras partes del cuerpo, como el estómago, la piel y el intestino delgado.

¿Donde comienza el linfoma?

Los linfomas pueden comenzar en cualquier parte del cuerpo donde se encuentre tejido linfático. Los principales sitios son:

  • Ganglios linfáticos: Son acumulaciones del tamaño de linfocitos y otras células del sistema inmunológico en todo el cuerpo.
  • Bazo: Es un órgano que se encuentra debajo de las costillas inferiores en el lado izquierdo del cuerpo, produce linfocitos y otras células del sistema inmunológico, también almacena células sanguíneas sanas y filtra las células sanguíneas dañadas, las bacterias y los desechos celulares.
  • Médula ósea: Es el tejido esponjoso dentro de ciertos huesos, aquí es donde se producen nuevas células sanguíneas (incluidos algunos linfocitos).
  • Timo: Es un órgano pequeño detrás de la parte superior del esternón y delante del corazón, es importante en el desarrollo de linfocitos T.
  • Adenoides y amígdalas: Son acumulaciones de tejido linfático en la parte posterior de la garganta, ayudan a producir anticuerpos contra los gérmenes que se inhalan o se tragan.
  • Tracto digestivo: El estómago, los intestinos y muchos otros órganos también tienen tejido linfático.

Tipos de cáncer linfoma no Hodgkin

El tratamiento depende del tipo que sea, por lo que es importante que los médicos descubran el tipo exacto de linfoma que tiene, el cual depende del tipo de linfocito afectado (células B o células T), la madurez de las células cuando se vuelven cancerosas y otros factores.

Linfomas de células B

Las células B son un tipo de glóbulo blanco que crea anticuerpos, que ayudan a combatir las infecciones, constituyen aproximadamente el 85 por ciento de los linfomas no Hodgkin, según la Sociedad Americana del Cáncer.

Algunos tipos comunes de linfomas de células B incluyen:

  • Linfoma difuso de células B grandes: El tipo más común de linfoma no Hodgkin, Es un linfoma de rápido crecimiento. La quimioterapia es muy efectiva en este tipo de linfoma.
  • Linfoma de Burkitt: Un tipo de rápido crecimiento que se presenta con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes. Puede afectar los ganglios linfáticos u otras áreas del cuerpo, como la mandíbula, el sistema nervioso central, el intestino, los riñones, los ovarios u otros órganos.
  • Leucemia linfocítica crónica: Una forma de linfoma de crecimiento lento en adultos que surge de linfocitos maduros que se encuentran en la sangre, la médula ósea, los ganglios linfáticos y / o el bazo.
  • Linfoma folicular: El linfoma de crecimiento lento más común en adultos, la enfermedad es altamente tratable y los pacientes suelen vivir muchos años con la enfermedad.
  • Linfoma de células del manto: Una enfermedad agresiva que se presenta en adultos de mediana edad o mayores en los ganglios linfáticos, el bazo, la sangre, la médula ósea y el sistema gastrointestinal.

Linfomas de células T

Los linfomas de células T son mucho menos comunes que los linfomas de células B, las células T ayudan a controlar las respuestas del sistema inmunológico y pueden atacar células extrañas, células cancerosas e infectadas con un virus.

Los tipos de linfoma de células T incluyen:

  • Linfoma / leucemia linfoblástico t precursor: Una enfermedad rara y agresiva que se puede clasificar como linfoma o leucemia. Se clasifica como linfoma si se encuentran demasiados linfoblastos de células T (glóbulos blancos inmaduros) en los ganglios linfáticos y el bazo con una participación de bajo nivel en la médula ósea. Es leucemia si se encuentran linfoblastos en la sangre y la médula ósea con o sin ganglios linfáticos y afectación del bazo.
  • Linfoma periférico de células T: Un grupo raro y de rápido crecimiento de linfoma que surge de los linfocitos T maduros.

Etapas del cáncer linfoma no Hodgkin

Los médicos también pondrán en etapas el linfoma según la propagación de la enfermedad y la afectación de los órganos, así como los síntomas:

Etapa I

Las células se encuentran en un solo área de los ganglios linfáticos (como en el cuello o la axila), si las células anormales no se encuentran en los ganglios linfáticos, están en solo una parte de un tejido u órgano (como el pulmón, pero no el hígado o la médula ósea).

Etapa II

Un médico encuentra células de linfoma en al menos dos áreas de ganglios linfáticos en el mismo lado del cuerpo o solo arriba o debajo del diafragma. O las células están en un órgano y los ganglios linfáticos afectados están cerca de ese órgano.

Etapa III

El linfoma se encuentra en los ganglios linfáticos por encima y por debajo del diafragma, se puede diseminar a un órgano cerca de este grupo.

Etapa IV

Además de la propagación de las células linfáticas, los médicos encuentran células de linfoma en varias partes de uno o más órganos o tejidos.

  • R: Sin síntomas (la persona no ha tenido pérdida de peso, fiebre ni sudores nocturnos).
  • B: Presencia de cualquiera de los siguientes síntomas: pérdida de peso (10% o más en los últimos seis meses), fiebre (mayor de 101.5 F) sudores nocturnos o picazón severa

¿Cuales son los síntomas del cáncer linfoma no Hodgkin?

síntomas cáncer linfoma no Hodgkin

Los signos y síntomas del linfoma son similares a los de enfermedades como las virales y el resfriado común, pero continúan por más tiempo de lo normal.

Algunas personas no tendrán síntomas, pero otras pueden notar una inflamación de los ganglios linfáticos, estos se encuentran alrededor del cuerpo, a menudo en el cuello, la ingle, el abdomen o las axilas. Las inflamaciones normalmente son indoloras, pero el dolor puede ocurrir si las glándulas agrandadas presionan los órganos, los huesos y otras estructuras, esto se puede confundir con el dolor de espalda.

Los ganglios linfáticos pueden inflamarse durante infecciones comunes, como un resfriado, pero en el linfoma la inflamación no desaparece, el dolor también es más probable que acompañe a la hinchazón si se debe a una infección. La superposición de los síntomas puede llevar a un diagnóstico erróneo, cualquier persona que tenga una inflamación continua de las glándulas debe consultar a su médico.

Otros síntomas de ambos tipos de linfoma pueden incluir:

  • Fiebre continua sin infección.
  • Sudores nocturnos, fiebre y escalofríos.
  • Pérdida de peso y pérdida de apetito.
  • Picazón inusual.
  • Fatiga persistente, cansancio inusual o falta de energía.
  • Dolor en los ganglios linfáticos después de beber alcohol.

Los síntomas adicionales incluyen:

  • Tos persistente.
  • Falta de aliento.
  • Dolor o hinchazón del abdomen.
  • El dolor, la debilidad, la parálisis o la sensación alterada pueden ocurrir si un ganglio linfático agrandado presiona contra los nervios espinales o la médula espinal.

El linfoma se puede diseminar rápidamente de los ganglios linfáticos a otras partes del cuerpo a través del sistema, a medida que los linfocitos cancerosos se diseminan a otros tejidos, la capacidad del cuerpo para combatir infecciones se debilita.

Causas del cáncer linfoma no Hodgkin

No se conoce una causa única o específica, el riesgo aumenta ligeramente en algunos pacientes con infecciones crónicas, enfermedades autoinmunes como la enfermedad celíaca o enfermedades reumatoides como la artritis reumatoide. Las personas que han recibido tratamientos prolongados de quimioterapia o radiación para otras enfermedades también pueden tener un mayor riesgo de linfoma.

La inmunodeficiencia o deficiencia del sistema inmunitario que ha sido heredada o causada por virus como el del SIDA también es un factor de riesgo en el desarrollo de un linfoma. Sin embargo, aparte de las circunstancias altamente especializadas, no hay una causa infecciosa específica y no hay sustancias conocidas que causen el linfoma.

Es importante recordar que tener estos factores de riesgo no significa que usted contraiga linfoma, muchas personas afectadas no tienen ningún factor de riesgo.

Infecciones

Algunos virus o bacterias pueden aumentar el riesgo de desarrollarlo. Una infección llamada helicobacter pylori a veces puede causar un tipo de este cpancer, el virus de Epstein Barr que causa la fiebre glandular, puede aumentar ligeramente el riesgo de desarrollarlo.

Ambas infecciones son muy comunes en el Reino Unido pero la mayoría de las personas que han tenido estas infecciones no lo desarrollarán. El linfoma no es infeccioso y no se puede transmitir a otras personas.

Un sistema inmune debilitado.

Si el sistema inmunológico del cuerpo es débil, el riesgo de desarrollarlo puede ser mayor.

Condiciones como el VIH pueden debilitar el sistema inmunológico, las drogas llamadas inmunosupresores también causan esto. Algunas personas necesitan este tipo de medicamento después de un trasplante de órganos o para tratar una enfermedad autoinmune.

Enfermedad autoinmune

Las enfermedades autoinmunes se desarrollan cuando el sistema inmunológico ataca tejido corporal sano por error, varias enfermedades pueden aumentar el riesgo de linfoma, estas incluyen condiciones llamadas:

  • Artritis Reumatoide.
  • Síndrome de Sjogren.
  • Lupus eritematoso sistémico.

Los médicos no entienden completamente por qué estas enfermedades aumentan el riesgo, puede ser debido a las enfermedades en sí mismas o por los tratamientos utilizados para controlarlas.

Cáncer anterior

Este tipo de cáncer es ligeramente más común en personas que han tenido cáncer antes, esto puede ser debido a los tratamientos como la radioterapia, o con algunos medicamentos de quimioterapia, puede aumentar el riesgo muchos años después, pero el riesgo es pequeño comparado con el beneficio de tener el tratamiento en primer lugar.

Tener un pariente cercano con linfoma no Hodgkin

Tener un padre, hermano o hermana con esta enfermedad puede significar que tiene un mayor riesgo de desarrollarlo, pero sigue siendo bajo, con un riesgo de por vida de aproximadamente 3 en 100 (3%).

¿Cómo diagnostican los médicos el cáncer linfoma no Hodgkin?

No hay exámenes de rutina para el linfoma, si una persona tiene síntomas virales persistentes, debe consultar a un médico, él le preguntará acerca del historial médico personal y familiar del paciente y tratará de descartar otras afecciones.

Examen físico

Un médico realizará un examen físico con un énfasis especial en la palpación de los ganglios linfáticos del cuello, las axilas y la ingle, y establecerá si están hinchados, también intentará averiguar si hay inflamación en el bazo o el hígado. En la mayoría de los casos, los ganglios linfáticos inflamados son signos de infección (en lugar de linfoma), y un médico intentará establecer si existen otros signos de infección y cuál podría ser la fuente.

Historial médico

un médico le hará preguntas sobre su historial médico pasado y sobre los factores de riesgo.

Análisis de sangre

Los médicos realizan un hemograma completo para verificar la cantidad de glóbulos blancos, las pruebas adicionales podrían incluir un nivel de lactato deshidrogenasa (puede estar elevado en el linfoma). Un médico puede realizar pruebas adicionales para descartar una infección que cause la inflamación de los ganglios linfáticos.

Procedimientos con imágenes

Una radiografía de tórax o una tomografía computarizada del tórax o el cuello pueden ayudar a detectar la presencia de tumores o más ganglios linfáticos agrandados. La tomografía por emisión de positrones es una modalidad más nueva para ayudar a detectarlo.

Biopsia

Un médico puede recomendar una biopsia de los ganglios linfáticos para diagnosticar la causa de la inflamación. Un patólogo revisará las muestras bajo el microscopio y establecerá un diagnóstico.

Hay tres formas de diagnosticar un ganglio linfático: extirpación de todo el ganglio linfático (biopsia por escisión); extirpación parcial de un ganglio linfático (biopsia incisional); La aspiración con aguja fina (usando una aguja para extirpar parte del tejido de los ganglios linfáticos) no es diagnóstica, ya que no se extrae suficiente tejido para que el patólogo realice un diagnóstico.

Biopsia de médula ósea: una biopsia de médula ósea puede establecer la propagación de la enfermedad, esto implica la inserción de una aguja en el hueso para obtener la médula ósea. En adultos, el sitio más común para esta biopsia es el hueso pélvico.

¿Cuál es el tratamiento para el cáncer linfoma no Hodgkin?

Una combinación de quimioterapia, terapia biológica y, a veces, radioterapia puede ser necesaria para un tipo agresivo de linfoma.

Si se requiere tratamiento, hay varias opciones que se usan solas o en combinación:

Quimioterapia

Los profesionales de la salud administran este tratamiento farmacológico en forma de inyección u oral que destruye las células cancerosas, este tratamiento puede involucrar un medicamento o varios y los profesionales pueden administrarlo solos o junto con otras terapias.

Esta terapia se administra en ciclos, períodos alternos de tratamiento y períodos sin tratamiento, la repetición de estos ciclos y la cantidad serán determinados por un oncólogo según la clasificación del cáncer y los medicamentos utilizados. La quimioterapia también daña las células normales que se dividen rápidamente, esto puede provocar pérdida de cabello, síntomas gastrointestinales y dificultades con el sistema inmunológico.

Radioterapia

Las dosis altas de radiación destruyen las células cancerosas y reducen los tumores, Los profesionales utilizan esta modalidad solo o junto con otras terapias. Los efectos secundarios por lo general dependen del tipo y la dosis de la terapia, así como del área sometida a radioterapia. Universalmente, los pacientes tienden a cansarse durante la radioterapia, especialmente en las últimas etapas del tratamiento.

Trasplante de células madre

Este procedimiento permite que un paciente reciba grandes dosis de quimioterapia o radioterapia para destruir las células de linfoma que podrían sobrevivir a los niveles estándar de terapia. Los médicos usan esta terapia si el linfoma regresa después del tratamiento, después un médico inyecta células madre sanas (que le fueron extraídas antes de la terapia o de un donante) para formar un nuevo sistema inmunológico.

Medicamentos biológicos

Estos medicamentos mejoran la capacidad del sistema inmunológico para combatir el cáncer, los anticuerpos monoclonales tratan este tipo de cáncer, los profesionales administran la terapia por vía intravenosa y los anticuerpos monoclonales se unen a las células cancerosas y aumentan la capacidad del sistema inmunitario para destruir las células cancerosas.

Medicamentos de inmunoterapia con radio

Están hechos de anticuerpos monoclonales que transportan materiales radioactivos directamente a las células cancerosas. Debido a que el material radioactivo se desplaza y se une directamente a la célula cancerosa, la célula cancerosa absorbe más radiación. Ibritumomab (Zevalin) y tositumomab (Bexxar) son dos medicamentos aprobados para este uso en los linfomas, los efectos secundarios generalmente incluyen cansancio o síntomas parecidos a la gripe.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba